jueves, 14 de agosto de 2008

Farandula Radial

Durante una semana hemos vivido una verdadera “farándula radial”, con emails que iban y venían. Todo a propósito de un correo que circulaba respecto al “allanamiento” de una radio, y que fue respondido por un miembro de una de nuestras comisiones, que no es parte de la Directiva Nacional, como se hizo ver. Esta situación dio paso a una serie de ataques en contra de nuestra Asociación, hasta tal punto que ya nadie se acordaba de lo sucedido con la emisora afectada.
Es por ello que reafirmamos a nuestros socios lo siguiente.
Anarcich siempre ha solidarizado y prestado apoyo a emisoras que han sido afectadas por “allanamientos”(detención, recuperación de equipos, etc.), y no sólo en el silenciamiento. Así lo hicimos ver cuando el 06 de diciembre de 2006, 21 emisoras que transmitían sin permiso fueron allanadas, y se les prestó asesoramiento.
Nuestra Asociación siempre ha respetado la decisión de algunas emisoras comunitarias que no han aceptado participar del Marco Regulatorio, ya sea por razones políticas, ideológicas, administrativas, de credos, etc. Por lo mismo, jamás ha sido y será nuestra intención arrogarnos la representación del movimiento de radios comunitarias del país.
Anarcich representa a 200 radios concesionadas y 30 equipos de comunicadores a nivel nacional, y lucha por que se apruebe una ley mas justa, sin discriminación, mejorando las condiciones técnicas y jurídicas para este tipo de emisoras. El proyecto ley no compromete , ni pretende identificar el proyecto de radio comunitaria que construimos cientos de comunicadores a nivel nacional, con esfuerzo, sacrificio y compromiso social, para construir una sociedad más justa y democrática.
Esperamos que la “farándula radial” termine, y dedicar nuestro profesionalismo a desarrollar contenidos que sean de utilidad para todas las emisoras ayudando a construir identidad y promover el desarrollo de la Radio Comunitaria en Chile.